seguro de garantía de alquiler

¿Qué es el seguro de garantía de alquiler?

El seguro de garantía de alquiler es un gestión de riesgos producto que protege a los propietarios contra pérdidas en caso de incumplimiento por parte del arrendatario. Este seguro paga el alquiler mensual durante un período de tiempo determinado si el inquilino cubierto deja de realizar los pagos.

Conclusiones clave

  • El seguro de garantía de alquiler protege a los propietarios contra la pérdida de ingresos si un inquilino se atrasa o no paga el alquiler.
  • Los propietarios suelen pagar las primas, aunque también es posible exigir al inquilino que las pague en lugar de un alquiler adicional o si el contrato de arrendamiento lo especifica por escrito.
  • Las aseguradoras buscarán la estabilidad financiera y la solvencia de los inquilinos para suscribir la póliza.

Comprensión del seguro de garantía de alquiler

Un inquilino que no puede o se niega a pagar el alquiler es la peor pesadilla del propietario. En la mayoría de los casos, las personas y las empresas que alquilan una propiedad tienen varias pólizas para elegir, incluida la opción de asegurar los edificios y su contenido, así como los gastos legales de desalojar a un inquilino. Algunas de estas pólizas pueden referirse a algo llamado «cobertura de alquiler». Sin embargo, eso no significa que se reembolsarán si el inquilino incurriera en mora.

El seguro de garantía de alquiler, una importación relativamente nueva del Reino Unido, se vende ahora en los Estados Unidos para satisfacer esas necesidades particulares. Estos productos están diseñados específicamente para proteger los ingresos del propietario en caso de que el inquilino no cumpla con los pagos.

Al igual que el seguro hipotecario privado (PMI), el seguro de garantía de alquiler ofrece protección al propietario, en lugar de al inquilino. Si el inquilino deja de pagar el alquiler, la compañía de seguros, actuando como garante, cubre el alquiler por el período de tiempo especificado en el contrato.

Los inquilinos que dejan de pagar siguen siendo responsables del alquiler adeudado y de los honorarios legales. El garante puede iniciar procedimientos legales contra un inquilino moroso, incluido el desalojo y la denuncia a las agencias de crédito.

Algunos propietarios pueden optar por no desembolsar dinero adicional en el seguro de garantía de alquiler, confiando en que las pantallas y verificaciones de crédito se quedaron sin inquilinos antes de arrendarles su propiedad y entregar las llaves demuestran que son financieramente capaces de hacer pagos mensuales de alquiler. Sin embargo, las circunstancias pueden cambiar.

Por ejemplo, una recesión económica podría resultar en que el inquilino pierda su trabajo e ingresos. Alternativamente, pueden divorciarse o que se les ofrezca un trabajo en otro estado y optar por mudarse de inmediato sin respetar el contrato de arrendamiento.

Cuando un propietario depende de los ingresos del alquiler, ya sea para pagar la hipoteca o financiar otros gastos, la falta de pago del inquilino puede tener graves consecuencias.

El seguro de garantía de alquiler no debe confundirse con los planes de alquiler garantizado. Los esquemas de alquiler garantizado permiten a los propietarios ceder la administración de su propiedad a una empresa o agente inmobiliario a cambio de un pago acordado previamente. En tales casos, se le pagaría al propietario, incluso si la propiedad está vacía o el inquilino no paga el alquiler.

El costo de la cobertura se puede absorber en el alquiler mensual que paga el inquilino, lo que garantiza que el propietario no tenga que pagar la factura.

Limitaciones del seguro de garantía de alquiler

Las aseguradoras no entregan seguros de garantía de alquiler sin hacer su debida diligencia. Eso significa que si un inquilino tiene un historial de incumplimiento de pagos, es probable que se rechace una solicitud para proteger sus pagos de alquiler.

Además, para calificar para tal póliza, el inquilino deberá tener un trabajo estable, ganando lo suficiente para pagar cómodamente el alquiler de la propiedad que desea arrendar. De no ser así, las aseguradoras exigirán que exista un garante con suficientes medios financieros para cubrir cualquier déficit.

Otra cosa que vale la pena señalar es que los pagos del seguro generalmente comienzan después de un mes de impago. A veces es posible comprar una póliza sin ningún exceso, aunque las primas en estos productos suelen costar un poco más. También se podría argumentar que el depósito de seguridad del inquilino debería ser suficiente para cubrir este mes sin ingresos.

Por último, el seguro de garantía de alquiler puede ser costoso y equivale al 5-7% de los pagos anuales de alquiler. Cuando sea posible, los propietarios buscarán que los inquilinos paguen por esto, aunque agregar este costo adicional podría sacarlos del mercado.