¿Qué clase de acciones del fondo es mejor para la jubilación?

Si está jubilado, su nuevo trabajo es administrar su dinero. Una forma de hacer bien su trabajo es asegurarse de obtener el mejor rendimiento de su inversión. Los fondos mutuos son una opción de inversión popular. Pero al igual que muchas opciones, detrás de ellas se encuentran aún más opciones: los diferentes tipos de clases de acciones, que reflejan esencialmente las estructuras de tarifas asociadas con los fondos. Estas estructuras de tarifas suelen ser bastante sencillas, aunque puede ser difícil saber qué clase de acciones es la adecuada para su situación.

En su mayor parte, cuando trabaja con un asesor que cobra comisiones, como un planificador financiero o un corredor de bolsa, comprará una de las dos clases de acciones: A o C. Hay otras, pero por el bien de este artículo, nos vamos a centrar en estas clases de acciones más populares.

Conclusiones clave

  • Un inversionista a menudo obtendrá descuentos si todo su dinero está en una compañía de fondos mutuos.
  • Las clases de acciones de fondos mutuos A o C son las dos más populares entre los inversores.
  • Las acciones de clase A son mejores para los jubilados que no necesitan acceso inmediato a su dinero al jubilarse.

Acciones Clase A

La acción de clase A incluye una comisión inicial, también conocida como carga inicial. Por lo general, si es un jubilado que necesita ingresos de inmediato, esta no es la mejor clase de acciones para comprar. Las acciones de Clase A tienen una inversión inicial alta que se requiere (como tarifas), por lo que una gran parte del capital que invierte se verá afectado cuando compre las acciones.

Sin embargo, si tiene fuentes de ingresos alternativas además de sus cuentas de jubilación, las acciones de clase A pueden ser una buena elección.

Las acciones de clase A son mejores para aquellos que pueden comprar y mantener los fondos durante un largo período de tiempo.

Acciones Clase C

La acción de clase C es, en muchos sentidos, lo opuesto a la acción de clase A. La acción de clase C generalmente carece de una comisión inicial, pero debe mantenerla durante al menos un año. De lo contrario, tendrá que pagar un cargo de rescate del 1%.

Por lo general, como jubilado, esta es la forma más atractiva de hacerlo para no quedar atrapado en la inversión durante un período prolongado. Además, también puede mudarse a una compañía de fondos mutuos diferente después de que haya expirado ese año.

Sin embargo, hay una desventaja en las acciones de clase C. Si bien no tendrá la comisión inicial, pagará tarifas internas mucho más altas, conocidas como índice de gastos. Este gasto suele ser al menos un 1% más alto de lo que pagaría con acciones de clase A.

¿Qué clase de acciones es adecuada para usted?

Si bien hay muchos factores a considerar al elegir una clase de acciones de fondos mutuos, el tiempo que puede mantener su dinero en inversiones probablemente sea el principal factor determinante. Si puede comprar y mantener sus fondos mutuos durante períodos prolongados, considere las acciones de clase A. Si no puede, considere las acciones de clase C.

Alternativamente, es posible que desee encontrar un excelente administrador de dinero basado en tarifas que pueda ayudarlo a comprar clases de acciones institucionales. Las clases de acciones institucionales tendrán gastos mucho más bajos que las acciones de clase A o C. Pero recuerde que también tendrá que pagarle al asesor su tarifa de administración, que podría ser alrededor del 1% de sus activos bajo administración por año.

La línea de fondo

Tómese un momento para considerar las diferencias entre las clases de acciones A y C más populares y luego decida cuál es la adecuada para usted. Elija sabiamente y es probable que ahorre y gane más dinero.

Deja un comentario