presupuesto equilibrado

¿Qué es un presupuesto equilibrado?

Un presupuesto equilibrado es una situación en la planificación financiera o el proceso de presupuestación donde los ingresos totales esperados son iguales al gasto total planeado. Este término se aplica con mayor frecuencia a la presupuestación del sector público (gobierno). Un presupuesto también puede considerarse equilibrado en retrospectiva después de que se hayan incurrido y registrado los ingresos y gastos de un año completo.

Conclusiones clave

  • Un presupuesto equilibrado ocurre cuando los ingresos son iguales o mayores que los gastos totales.
  • Un presupuesto puede considerarse equilibrado después de que se haya incurrido y registrado un año completo de ingresos y gastos.
  • Los defensores de un presupuesto equilibrado argumentan que los déficits presupuestarios cargan a las generaciones futuras con deudas.

Comprensión de un presupuesto equilibrado

La frase «presupuesto equilibrado» se utiliza comúnmente en referencia a los presupuestos gubernamentales oficiales. Por ejemplo, los gobiernos pueden emitir un comunicado de prensa indicando que tienen un presupuesto equilibrado para el próximo año fiscal, o los políticos pueden hacer campaña con la promesa de equilibrar el presupuesto una vez en el cargo.

Cuando los ingresos superan los gastos, existe un superávit presupuestario; cuando los gastos superan los ingresos hay un déficit presupuestario. Si bien ninguno de estos es un presupuesto técnicamente equilibrado, los déficits tienden a generar más preocupación.

El término «superávit presupuestario» se utiliza a menudo junto con un presupuesto equilibrado. Se produce un superávit presupuestario cuando los ingresos superan los gastos, y el superávit representa la diferencia entre los dos. En un entorno empresarial, una empresa puede reinvertir los excedentes en sí misma, por ejemplo, para gastos de investigación y desarrollo; pagárselos a los empleados en forma de bonificaciones; o distribuirlos a los accionistas como dividendos.

En un entorno gubernamental, se produce un superávit presupuestario cuando los ingresos fiscales en un año calendario superan los gastos gubernamentales. El gobierno de los Estados Unidos solo ha logrado un superávit presupuestario cuatro veces desde 1970. Ocurrió durante años consecutivos desde 1998 hasta 2001.

Un déficit presupuestario, por el contrario, es el resultado de gastos que eclipsan los ingresos. Los déficits presupuestarios necesariamente dan como resultado un aumento de la deuda, ya que se deben tomar prestados fondos para cubrir los gastos. Por ejemplo, la deuda nacional de EE. UU., Que supera los 27 billones de dólares en noviembre de 2020, es el resultado de déficits presupuestarios acumulados durante muchas décadas.

Ventajas y desventajas de un presupuesto equilibrado

Los defensores de un presupuesto equilibrado argumentan que los déficits presupuestarios excesivos cargan a las generaciones futuras con una deuda insostenible. Así como cualquier hogar o empresa debe equilibrar sus gastos con los ingresos disponibles a lo largo del tiempo o correr el riesgo de quiebra, un gobierno debe esforzarse por mantener cierto equilibrio entre los ingresos y los gastos fiscales.

La mayoría de los economistas están de acuerdo en que una carga de deuda excesiva del sector público puede representar un riesgo sistémico importante para una economía. Con el tiempo, deben aumentarse los impuestos o aumentarse artificialmente la oferta monetaria —devaluando así la moneda— para pagar esta deuda. Esto puede resultar en una factura de impuestos paralizante una vez que los impuestos finalmente se aumenten, tasas de interés excesivamente altas que obstaculizan el acceso al crédito de las empresas y los consumidores, o una inflación desenfrenada que puede perturbar toda la economía.

Por otro lado, tener superávits presupuestarios consistentes tiende a no ser políticamente popular. Si bien puede ser beneficioso para los gobiernos acumular excedentes para los llamados «fondos de emergencia» en caso de una caída en los ingresos fiscales, generalmente no se espera que el gobierno opere como una empresa con fines de lucro.

La existencia de fondos públicos excedentarios tiende a generar demandas de impuestos más bajos o, más a menudo, de un aumento del gasto, ya que el dinero que se acumula en las cuentas públicas constituye un objetivo atractivo para el gasto en intereses especiales. Administrar un presupuesto generalmente equilibrado puede ayudar a los gobiernos a evitar los peligros de déficit o superávit.

Sin embargo, algunos economistas sienten que los déficits y superávits presupuestarios tienen un propósito valioso, a través de la política fiscal, lo suficiente como para que valga la pena arriesgarse a sufrir los efectos nefastos de una deuda excesiva, al menos a corto plazo. Los economistas keynesianos insisten en que el gasto deficitario representa una táctica clave en el arsenal del gobierno para combatir las recesiones.

Durante la contracción económica, argumentan, la demanda cae, lo que conduce a caídas del producto interno bruto (PIB). El gasto deficitario, dicen los keynesianos, se puede utilizar para compensar la demanda privada deficiente o para estimular el gasto del sector privado inyectando dinero en sectores clave de la economía.

Durante los buenos tiempos económicos, argumentan (aunque quizás con menos fuerza), los gobiernos deberían tener superávits presupuestarios para restringir la demanda del sector privado impulsada por un optimismo excesivo. Para los keynesianos, un presupuesto equilibrado representa de hecho una abdicación del deber del gobierno de utilizar la política fiscal para dirigir la economía de una forma u otra.