la Ley de transferencia electrónica de fondos (EFTA)

¿Qué es la Ley de Transferencia Electrónica de Fondos (EFTA)?

La Ley de Transferencia Electrónica de Fondos (EFTA) es una ley federal que protege a los consumidores cuando transfieren fondos electrónicamente, incluso mediante el uso de tarjetas de débito, cajeros automáticos (ATM) y retiros automáticos de una cuenta bancaria. Entre otras protecciones, la EFTA proporciona una forma de corregir errores de transacción y limita la responsabilidad resultante de una tarjeta perdida o robada.

Conclusiones clave

  • La Ley de transferencia electrónica de fondos (EFTA) protege a los consumidores cuando transfieren fondos electrónicamente.
  • La EFTA se promulgó en 1978 como resultado del mayor uso de cajeros automáticos.
  • La protección bajo la AELC incluye transferencias realizadas a través de cajeros automáticos, tarjetas de débito, depósitos directos, puntos de venta y teléfono.

Entendiendo la Ley de Transferencia Electrónica de Fondos (EFTA)

Las transferencias electrónicas de fondos son transacciones que utilizan computadoras, teléfonos o bandas magnéticas para autorizar a una institución financiera a acreditar o debitar la cuenta de un cliente. Las transferencias electrónicas incluyen el uso de cajeros automáticos, tarjetas de débito, depósitos directos, transacciones en puntos de venta (POS), transferencias iniciadas por teléfono, sistemas de cámara de compensación automatizada (ACH) y retiros preautorizados de cuentas corrientes o de ahorro.

La EFTA describe los requisitos que deben seguir las instituciones bancarias y los consumidores cuando se producen errores. Según esta ley, los consumidores pueden impugnar los errores, corregirlos y recibir sanciones financieras limitadas. La EFTA también requiere que los bancos proporcionen cierta información a los consumidores y define cómo pueden limitar su responsabilidad en caso de pérdida o robo de una tarjeta.

El uso de cheques en papel ha disminuido constantemente desde que se aprobó la EFTA, pero los cheques continúan sirviendo como prueba sólida de pago. La explosión de las transacciones financieras electrónicas creó la necesidad de nuevas reglas que brindarían a los consumidores el mismo nivel de confianza que tienen en el sistema de cheques. Esto incluye la capacidad de impugnar errores, corregirlos dentro de un período de 60 días y limitar la responsabilidad por una tarjeta perdida a $50 si se informa como perdida dentro de dos días hábiles.

Si se notifica a la institución dentro de los 3 a 59 días de la pérdida de una tarjeta, la responsabilidad podría ser de hasta $500. Y si no se informa dentro de los 60 días, el consumidor no está protegido de ninguna responsabilidad, lo que significa que podría perder todos los fondos en la cuenta asociada y ser responsable de pagar los cargos por sobregiro.

Historia de la Ley de Transferencia Electrónica de Fondos (EFTA)

El Congreso aprobó la EFTA en 1978 en respuesta al crecimiento de los cajeros automáticos y la banca electrónica, y la Junta de la Reserva Federal (FRB) la implementó como Regulación E. La ley estableció reglas para proteger a los consumidores y definió los derechos y responsabilidades de todos los participantes involucrados en la transferencia fondos electrónicamente.

La autoridad normativa de la EFTA finalmente migró de la Reserva Federal (Fed) a la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB) en 2011, luego de la promulgación de la Ley de Protección al Consumidor y Reforma de Wall Street Dodd-Frank.

Las tarjetas de regalo, las tarjetas de valor almacenado, las tarjetas de crédito y las tarjetas telefónicas prepagas están excluidas de la EFTA.

Servicios protegidos bajo la Ley de transferencia electrónica de fondos (EFTA)

Los servicios básicos que están protegidos por la EFTA incluyen:

  • cajeros automáticos: La EFTA autoriza el acceso las 24 horas a los cajeros automáticos.
  • Deposito directo: La mayoría de los bancos ofrecen depósito directo, lo que le permite preautorizar depósitos, incluidos cheques de nómina y beneficios del gobierno, y pagos de facturas recurrentes, como hipotecas, pagos de seguros o facturas de servicios públicos.
  • Pago por teléfono: Puede autorizar a su institución financiera a realizar pagos o transferir fondos por teléfono. Los bancos están obligados a confirmar su identidad haciéndole preguntas específicas de la cuenta.
  • Internet: Puede acceder a sus cuentas a través de los portales en línea de las instituciones financieras para monitorear la actividad, consultar saldos, transferir fondos y pagar facturas.
  • Tarjeta de débito: Las tarjetas de débito emitidas por instituciones financieras permiten a los consumidores realizar compras en línea o en una tienda o negocio minorista.
  • Conversión de cheques electrónicos: Esta función permite a una empresa convertir un cheque en papel en un pago electrónico escaneando el cheque y capturando el nombre del banco, la dirección, el número de cuenta y el número de ruta. Después de que el cheque en papel se escanea en un pago electrónico, se vuelve nulo y sin efecto.

Tiene derecho a detener las transferencias preautorizadas en cualquier momento, independientemente de los términos contractuales opuestos.

Requisitos de la Ley de transferencia electrónica de fondos (EFTA) para proveedores de servicios

La EFTA requiere que las instituciones financieras y cualquier tercero involucrado en los servicios de transferencia electrónica de fondos divulguen la siguiente información a los consumidores:

  • Un resumen de responsabilidad con respecto a transacciones y transferencias no autorizadas
  • Información de contacto de la(s) persona(s) a quien(es) debe(n) ser notificada(s) en caso de una transacción no autorizada, junto con el procedimiento para reportar y presentar un reclamo
  • Los tipos de transferencias que puede realizar, las tarifas asociadas con ellas y las limitaciones que puedan existir
  • Un resumen de sus derechos, incluido el derecho a recibir estados de cuenta periódicos y recibos de compra de POS
  • Un resumen de la responsabilidad de la institución hacia usted si no realiza o detiene ciertas transacciones
  • Las circunstancias bajo las cuales una institución compartirá información con un tercero sobre su cuenta y las actividades de la cuenta
  • Un aviso que describe cómo informar un error, solicitar más información y la cantidad de tiempo dentro del cual debe presentar su informe.

¿A quién se aplica la AELC?

EFTA se aplica a todas las personas, incluidas las oficinas de instituciones financieras extranjeras en los Estados Unidos que ofrecen servicios de EFT a residentes de cualquier estado. Cubre cualquier cuenta ubicada en los Estados Unidos a través de la cual se ofrecen EFT a un residente de un estado, sin importar dónde ocurra una transferencia en particular.

¿EFTA requiere límites de retiro?

Sí. La EFTA requiere que los bancos limiten la cantidad de dinero que se puede retirar de su cuenta durante un período de tiempo determinado. La mayoría de los bancos establecen el límite en $ 200 o $ 300 por día, lo que significa que no puede retirar electrónicamente más de esta cantidad en efectivo dentro de un período de 24 horas.

¿EFTA cubre las tarjetas perdidas?

Sí, pero sus protecciones son limitadas. EFTA limita su responsabilidad por gastar en una tarjeta perdida o robada a $50 solo si notifica al banco o cooperativa de crédito dentro de los dos días hábiles de la pérdida o robo de su tarjeta de débito. Por esta y otras razones (el derecho a disputar compras no entregadas, por ejemplo), los consumidores que compran en línea deben usar una tarjeta de crédito.

La línea de fondo

La Ley de transferencia electrónica de fondos (EFTA, por sus siglas en inglés) es una ley federal que se aprobó en 1978. Brinda protecciones importantes a los consumidores cuando transfieren fondos electrónicamente, incluso mediante el uso de tarjetas de débito, cajeros automáticos (ATM) y retiros automáticos de un cuenta bancaria. La EFTA proporciona una forma de revisar las transacciones y corregir los errores. También limita la responsabilidad de un banco en caso de pérdida o robo de una tarjeta, siempre que se informe dentro de los 60 días.

La EFTA también impone responsabilidades a las instituciones financieras, requiriendo que divulguen información importante sobre la forma en que administran las cuentas.

Deja un comentario