Introducción a las remesas

Cada año, los trabajadores migrantes envían miles de millones de dólares a sus países de origen. Según el Banco Mundial, en 2019 el valor total de las remesas alcanzó un récord de $554 mil millones.PrendaPara algunos países, las remesas constituyen una parte considerable del PIB. ¿Cómo funcionan las remesas y cuáles son algunos de los escollos que enfrentan los países en desarrollo cuando lidian con entradas de efectivo tan grandes?

Las remesas son fondos transferidos por los migrantes a su país de origen. Son los ahorros privados de los trabajadores y las familias que se gastan en el país de origen en alimentos, ropa y otros gastos, y que impulsan la economía del hogar. Para muchas naciones en desarrollo, las remesas de ciudadanos que trabajan en el extranjero proporcionan una fuente de importación de fondos muy necesarios. En algunos casos, los fondos de las remesas superan la ayuda enviada desde el mundo desarrollado, y solo son superados por la inversión extranjera directa (IED). (Para más, ver Reevaluación de los mercados emergentes.)

Remesas y países en desarrollo
Muchos países en desarrollo tienen dificultades para pedir dinero prestado, al igual que un comprador de vivienda por primera vez puede tener dificultades para obtener una hipoteca. Los países en desarrollo, el tipo que es más probable que dependa de las remesas, tienden a tener gobiernos menos estables y es menos probable que paguen la deuda o no entren en incumplimiento. Si bien organizaciones como el Banco Mundial pueden proporcionar financiamiento, estos fondos a menudo vienen con condiciones. Para los gobiernos del mundo en desarrollo, esto puede ser simplemente un paso demasiado grande en la soberanía, especialmente si el poder está sostenido por un hilo. (Para obtener más información, consulte ¿Qué es el Banco Mundial?)

Las remesas dan a los países la capacidad de financiar el desarrollo a su manera; sin embargo, como un adolescente lleno de dinero en efectivo de su primer trabajo, los países en desarrollo primero deben comprender qué se necesita para utilizar los fondos de las remesas de manera efectiva. Para utilizar estos fondos de manera eficiente, el país primero debe desarrollar políticas que promuevan un crecimiento inteligente y estable, y que aseguren que el crecimiento no se concentre únicamente en las ciudades.

Efectos de país
Es difícil rastrear cómo se gastan los fondos de las remesas porque son transferencias privadas. Algunos economistas creen que los beneficiarios utilizan los fondos para comprar artículos de primera necesidad como alimentos, ropa y vivienda, lo que en última instancia no estimulará el desarrollo porque estas compras no son inversiones en el sentido más estricto (comprar una camiseta no es lo mismo que invertir en la producción de una camiseta). fábrica). Otros economistas creen que los fondos del extranjero ayudan a desarrollar un sistema financiero nacional. Si bien las remesas se pueden enviar a través de empresas de transferencias electrónicas, también se pueden enviar a bancos y otras instituciones financieras. Dependiendo de las restricciones sobre el movimiento de capital en todo el país, estos fondos no solo pueden ayudar a las personas a pagar el consumo de bienes y servicios, sino que también pueden usarse para otorgar préstamos a empresas si se ahorran en lugar de gastarlos. Algunos bancos incluso pueden buscar establecer sucursales en el extranjero para facilitar la transferencia de remesas.

La investigación también ha demostrado que los inmigrantes que regresan de trabajar en el extranjero tienen una mayor propensión a desarrollar su propio negocio.PrendaHan visto cómo se manejan los negocios en los países desarrollados y son capaces de reconocer las tendencias dentro de su país de origen y crear una empresa para aprovechar las oportunidades.

La entrada de dinero de las remesas se ha comparado con las ganancias inesperadas que reciben los países con recursos de alta demanda, como el petróleo. Los gobiernos de estos países, rebosantes de efectivo, a menudo gastan generosamente en programas sociales o proyectos mal planificados, y se encuentran en problemas cuando la demanda de un producto en particular se desacelera.PrendaA diferencia de los ingresos del petróleo, que normalmente están en manos del Estado, las remesas se envían a personas que están a cargo de los gastos.

Problemas de remesas
Si bien las remesas son un salvavidas importante en muchos países en desarrollo, también pueden fomentar una dependencia de los flujos externos de capital en lugar de impulsar a los países en desarrollo a crear economías locales sostenibles. Cuanto más dependa un país de las entradas de fondos provenientes de las remesas, más dependerá de que la economía mundial se mantenga saludable.

Los flujos de remesas pueden verse afectados negativamente por una recesión en la economía mundial. Los trabajadores empleados en el extranjero pueden perder su trabajo si se encuentran en industrias muy cíclicas, como la construcción, y es posible que deban dejar de enviar remesas. Esto tiene un doble efecto. En primer lugar, el país de origen puede ver cómo se agota una parte significativa de sus ingresos y, por lo tanto, no puede financiar proyectos o continuar con el desarrollo. En segundo lugar, los trabajadores que se mudaron al extranjero pueden volver a casa, lo que agrava el problema al aumentar la demanda de servicios en una economía ya limitada.

Efectos macroeconómicos
Las grandes entradas de moneda extranjera pueden hacer que la moneda nacional se aprecie, lo que a menudo se denomina enfermedad holandesa.PrendaEsto, a su vez, hace que las exportaciones del país sean menos competitivas en cuanto a precios, ya que los bienes se vuelven más caros para otros países a medida que sube la moneda nacional. Debido a que la moneda nacional se valora más, el consumo de importaciones comienza a aumentar. Esto puede acabar con las industrias nacionales de los países en desarrollo. Sin embargo, la entrada de efectivo también puede ayudar al país receptor a reducir su balanza de pagos. (Para obtener más información, consulte ¿Qué es el comercio internacional?)

Es importante señalar que los migrantes no solo viajan a las economías más grandes del mundo para trabajar; en cambio, van donde la probabilidad de trabajo es más alta. Si bien los trabajos relacionados con la construcción a menudo se consideran el trabajo de elección, muchos trabajadores acuden en masa a países que también están desarrollando sus economías. Los países ricos en materias primas tienen una gran demanda de mano de obra, ya que la perspectiva de un aumento de los precios de las materias primas sigue siendo una constante.

Según un informe de las Naciones Unidas, el 3,4% de la población mundial residía fuera de su país de origen en 2017.PrendaUn mundo más integrado y globalizado ha permitido que los movimientos laborales entre países se vuelvan más fluidos, con más y más trabajadores que se mudan al extranjero para buscar formas de mantener a sus familias. Así, los inmigrantes que buscan enviar remesas de regreso se han convertido en una parte integrada de la economía.

Los fondos que los inmigrantes envían a casa mantienen en funcionamiento a las empresas de transferencias electrónicas y permiten que el país de origen compre importaciones. Los inmigrantes consumen los bienes y servicios proporcionados por los trabajadores domésticos. La presencia de trabajadores extranjeros puede ayudar a paliar la escasez de mano de obra. El papel de estos trabajadores es más una asociación, con trabajadores inmigrantes que ayudan a los países desarrollados a continuar expandiéndose mientras envían una parte de sus ingresos a casa como remesas. Además, las redes sociales creadas por trabajadores extranjeros pueden aumentar el alcance de los países desarrollados y pueden fomentar una comprensión cultural más integrada a través de interacciones con la población local.

Conclusión
La inmigración suele ser un tema candente en la política nacional, y puede ser difícil separar los hechos de la ficción cuando se trata del efecto económico de los trabajadores extranjeros. La conclusión es que las remesas son un factor importante en la economía mundial y ayudan a impulsar el crecimiento tanto en el país como en el extranjero. Es importante que el mundo desarrollado brinde orientación sobre el uso prudente de esos fondos, y que los países en desarrollo desarrollen políticas que aseguren que el crecimiento sea eficiente y bien planificado. (Para obtener más información, consulte 3 formas en que la inmigración ayuda y perjudica a la economía.)

Deja un comentario