impuesto Tobin

¿Qué es el impuesto Tobin?

La tasa Tobin es un impuesto que grava las conversiones de divisas al contado, con la intención de desincentivar la especulación monetaria a corto plazo, que lleva el nombre del economista James Tobin.

A diferencia de un impuesto al consumo pagado por los consumidores, el impuesto Tobin está destinado a aplicarse a los participantes del sector financiero como un medio para controlar la estabilidad de la moneda de un país determinado. Hoy en día se conoce más formalmente como un impuesto a las transacciones financieras (FTT), o menos formalmente como un impuesto Robin Hood.

Conclusiones clave

  • El impuesto Tobin es un impuesto propuesto sobre las transacciones de divisas al contado para penalizar las transacciones de divisas a corto plazo con el fin de estabilizar los mercados y desincentivar la especulación.
  • El impuesto Tobin se puede utilizar para generar flujos de ingresos para países que experimentan una gran cantidad de movimientos de divisas a corto plazo.
  • El impuesto Tobin a veces se conoce como el impuesto Robin Hood, ya que muchos lo ven como una forma en que los gobiernos toman pequeñas cantidades de dinero de las personas que realizan grandes cambios de divisas a corto plazo.

Comprender el impuesto Tobin

Cuando los tipos de cambio fijos bajo el sistema de Breton Woods fueron reemplazados por tipos de cambio flexibles en 1971, hubo un movimiento masivo de fondos entre diferentes monedas que amenazó con desestabilizar la economía. Además, el aumento de la especulación cambiaria a corto plazo fomentada por la naturaleza del libre mercado de divisas aumentó los costos económicos en los que incurrían los países que intercambian divisas.

La tasa Tobin, propuesta por James Tobin en 1972, busca mitigar o eliminar estos problemas. El impuesto ha sido adoptado por varios países europeos y la Comisión Europea para desalentar la especulación monetaria a corto plazo y estabilizar los mercados de divisas.

El impuesto a las transacciones de divisas no afecta las inversiones a largo plazo. Sólo se impone al flujo excesivo de dinero que se mueve regularmente entre los mercados financieros a través de la acción de los especuladores en busca de altas tasas de interés a corto plazo. El impuesto lo pagan los bancos y las instituciones financieras que se benefician de la volatilidad del mercado tomando posiciones especulativas excesivas a corto plazo en los mercados de divisas.

El impuesto Tobin fue introducido originalmente por el economista estadounidense James Tobin (1918-2002), ganador del Premio Nobel de Economía en 1981.

Según Tobin, para que funcione con eficacia, dicho impuesto debe adoptarse internacionalmente y ser uniforme, y las ganancias deben donarse a los países en desarrollo. Aunque Tobin sugirió una tasa del 0,5%, otros economistas han propuesto tasas que van del 0,1% al 1%. Pero incluso a una tasa baja, si todas las transacciones financieras que se realizan a nivel mundial estuvieran sujetas al impuesto, se podrían recaudar miles de millones en ingresos.

La intención original de imponer el impuesto Tobin ha sido sesgada a lo largo de los años por diferentes países que lo implementaron. Si bien el impuesto Tobin propuesto sobre el cambio de divisas tenía como objetivo frenar los flujos de capital desestabilizadores a través de las fronteras, lo que dificulta que los países implementen políticas monetarias independientes al mover dinero rápidamente de un lado a otro entre países con diferentes tasas de interés, algunos países ahora imponen el impuesto Tobin como un medio de generar ingresos para el desarrollo económico y social.

Ejemplo de la Tasa Tobin

Por ejemplo, en 2013, Italia adoptó el impuesto Tobin no porque se enfrentara a la inestabilidad del tipo de cambio, sino porque enfrentaba una crisis de deuda, una economía poco competitiva y un sector bancario débil. Al extender su impuesto a las transacciones de divisas al comercio de alta frecuencia (HFT), el gobierno italiano buscó estabilizar los mercados, reducir la especulación financiera y aumentar los ingresos.

La tasa Tobin ha sido controvertida desde su introducción. Quienes se oponen al impuesto indican que eliminaría cualquier potencial de ganancias para los mercados de divisas, ya que es probable que disminuya el volumen de las transacciones financieras, lo que ralentizará el crecimiento económico mundial y el desarrollo a largo plazo. Los defensores afirman que el impuesto ayudaría a estabilizar la moneda y las tasas de interés porque los bancos centrales de muchos países no tienen el efectivo en reserva que se necesitaría para equilibrar una liquidación de moneda.

Deja un comentario