Economía positiva frente a economía normativa: diferencias clave

Economía positiva frente a economía normativa: una descripción general

La economía positiva y la economía normativa son dos ramas estándar de la economía moderna. La economía positiva describe y explica varios fenómenos económicos, mientras que la economía normativa se centra en el valor de la equidad económica o lo que debería ser la economía.

En pocas palabras, la economía positiva se llama la rama de la economía «qué es». La economía normativa, por otro lado, se considera la rama de la economía que intenta determinar la conveniencia de las personas para diferentes programas y condiciones económicas preguntando qué «debería» ser o qué «debería» ser.

Conclusiones clave

  • La economía positiva describe y explica varios fenómenos económicos o el escenario «qué es».
  • La economía normativa se centra en el valor de la justicia económica, o lo que la economía «debería ser» o «debería ser».
  • Mientras que la economía positiva se basa en hechos y no se puede aprobar ni desaprobar, la economía normativa se basa en juicios de valor.
  • La mayoría de las políticas públicas se basan en una combinación de economía normativa y positiva.

Economía positiva y normativa

Economia positiva

La economía positiva es una corriente de la economía que se centra en la descripción, cuantificación y explicación de los desarrollos económicos, las expectativas y los fenómenos asociados. Se basa en análisis de datos objetivos, hechos relevantes y cifras asociadas. Intenta establecer cualquier relación de causa y efecto o asociación de comportamiento que pueda ayudar a determinar y probar el desarrollo de las teorías económicas.

La economía positiva es objetiva y basada en hechos, donde las declaraciones son precisas, descriptivas y claramente mensurables. Estas declaraciones se pueden comparar con pruebas tangibles o instancias históricas. No hay instancias de aprobación-desaprobación en la economía positiva.

Aquí hay un ejemplo de una declaración económica positiva: «La atención médica proporcionada por el gobierno aumenta el gasto público». Esta declaración se basa en hechos y no tiene ningún juicio de valor adjunto. Su validez se puede probar (o refutar) mediante el estudio del gasto en atención médica donde los gobiernos brindan atención médica.

Economía normativa

La economía normativa se centra en los juicios de valor ideológicos, orientados a la opinión, prescriptivos y de «lo que debería ser» orientados al desarrollo económico, proyectos de inversión y escenarios. Su objetivo es resumir la deseabilidad (o la falta de ella) de las personas para diversos desarrollos económicos, situaciones y programas preguntando o citando qué debería suceder o qué debería suceder.

La economía normativa es subjetiva y se basa en valores, y se origina en perspectivas personales, sentimientos u opiniones involucradas en el proceso de toma de decisiones. Los enunciados de la economía normativa son de naturaleza rígida y prescriptiva. Suelen parecer políticos o autoritarios, razón por la cual esta rama económica también se llama economía de «lo que debería ser» o «lo que debería ser».

Un ejemplo de declaración económica normativa es: «El gobierno debe brindar atención médica básica a todos los ciudadanos». Como puede deducir de esta afirmación, está basada en valores, arraigada en una perspectiva personal y satisface el requisito de lo que «debería» ser.

Se requieren declaraciones económicas tanto positivas como normativas para crear las políticas de un país, región, sector industrial, institución o empresa.

Importancia de la economía positiva y normativa

Las observaciones comunes indican que las discusiones sobre políticas públicas generalmente involucran declaraciones económicas normativas. Persiste un mayor grado de desacuerdo en tales discusiones porque ninguna de las partes puede demostrar claramente que sean correctas.

Aunque los enunciados normativos son de naturaleza generalizada y subjetiva, actúan como los canales necesarios para el pensamiento innovador. Tales opiniones pueden formar la base para cualquier cambio necesario que pueda tener el potencial de transformar completamente un proyecto en particular. Pero la economía normativa no puede ser la única base para la toma de decisiones en frentes económicos clave. La economía positiva reemplaza el ángulo objetivo que se centra en los hechos y la causa y efecto. Junto con la economía positiva, la economía normativa puede ser útil para establecer, generar y realizar nuevas ideas y teorías para diferentes objetivos y perspectivas económicas.

Una comprensión clara de la diferencia entre la economía positiva y la normativa puede conducir a una mejor formulación de políticas si las políticas se basan en una combinación equilibrada de hechos (economía positiva) y opiniones (economía normativa). No obstante, numerosas políticas sobre cuestiones que van desde el comercio internacional hasta el bienestar se basan, al menos parcialmente, en la economía normativa.

Deja un comentario