Economía de mercado frente a economía de mando: ¿cuál es la diferencia?

Economía de mercado frente a economía de mando: descripción general

Las economías de mercado y las economías dirigidas ocupan dos extremos polares en la organización de la actividad económica. Las principales diferencias radican en la división del trabajo o factores de producción y los mecanismos que determinan los precios. La actividad en una economía de mercado no está planificada; no está organizado por ninguna autoridad central, sino que está determinado por la oferta y la demanda de bienes y servicios. Estados Unidos, Inglaterra y Japón son ejemplos de economías de mercado.

Alternativamente, una economía dirigida está organizada por un gobierno centralizado que posee la mayoría, si no todas, las empresas y cuyos funcionarios dirigen todos los factores de producción. China, Corea del Norte y la ex Unión Soviética son ejemplos de economías dirigidas. En realidad, todas las economías combinan alguna combinación de economías de mercado y de comando.

Conclusiones clave

  • Las economías de mercado utilizan la propiedad privada como medio de producción e intercambios / contratos voluntarios.
  • En una economía dirigida, los gobiernos son dueños de los factores de producción como la tierra, el capital y los recursos.
  • La mayoría de las naciones operan en gran medida como una economía de comando o de mercado, pero todas incluyen aspectos de la otra.
  • El tipo de economía también influye en el panorama político y social de una nación, siendo las economías de mando más autoritarias y las economías de mercado que permiten más libertades personales.

Economía de mercado

Los dos aspectos fundamentales de las economías de mercado son la propiedad privada de los medios de producción y los intercambios / contratos voluntarios.

El título más común asociado con una economía de mercado es capitalismo. Las personas y las empresas poseen los recursos y son libres de intercambiar y contratar entre sí sin un decreto de la autoridad gubernamental. El término colectivo para estos intercambios descoordinados es «mercado».

Los precios surgen naturalmente en una economía de mercado basada en la oferta y la demanda.

Las preferencias de los consumidores y la escasez de recursos determinan qué bienes se producen y en qué cantidad; los precios en una economía de mercado actúan como señales para los productores y consumidores que utilizan estas señales de precios para ayudar a tomar decisiones. Los gobiernos juegan un papel menor en la dirección de la actividad económica.

Se espera que las empresas en una economía de mercado regulen su comportamiento, mientras que se espera que los consumidores velen por sus propios intereses y se protejan del fraude y el abuso. Las economías de mercado no se preocupan por garantizar que las personas menos afortunadas tengan acceso a bienes y servicios u oportunidades esenciales.

Karl Marx, un filósofo alemán, argumentó que una economía de mercado era inherentemente desigual e injusta porque el poder se concentraría en manos de los propietarios del capital. Marx popularizó el término capitalismo.

John Maynard Keynes, un economista inglés, creía que las economías de mercado puras no podían responder eficazmente a las recesiones importantes y, en cambio, abogó por una importante intervención gubernamental para regular los ciclos económicos.

Economía dirigida

En una economía dirigida, los gobiernos son dueños de los factores de producción, como la tierra, el capital y los recursos, y los funcionarios gubernamentales determinan cuándo, dónde y cuánto se produce. En ocasiones, esto también se denomina economía planificada. El ejemplo contemporáneo más famoso de economía dirigida fue el de la ex Unión Soviética, que operaba bajo un sistema comunista.

Dado que la toma de decisiones está centralizada en una economía dirigida, el gobierno controla toda la oferta y establece toda la demanda. Los precios no pueden surgir de forma natural como en una economía de mercado, por lo que los precios en la economía deben ser establecidos por funcionarios gubernamentales.

En una economía dirigida, las consideraciones macroeconómicas y políticas determinan la asignación de recursos, mientras que, en una economía de mercado, las ganancias y pérdidas de individuos y empresas determinan la asignación de recursos. Las economías de mando se preocupan por proporcionar las necesidades y oportunidades básicas a todos los miembros.

Ludwig von Mises, un economista austriaco, argumentó que las economías dirigidas eran insostenibles y estaban condenadas al fracaso porque no podían surgir precios racionales sin la propiedad privada competitiva de los medios de producción. Esto conduciría a una escasez y superávit masivos.

Milton Friedman, un economista estadounidense, señaló que las economías de comando deben limitar la libertad individual para operar. También creía que las decisiones económicas en una economía dirigida se tomarían en función del interés político propio de los funcionarios gubernamentales y no promoverían el crecimiento económico.

Consideraciones Especiales

La mayoría de las economías de mercado y las economías dirigidas funcionan hoy con elementos de ambos. Por ejemplo, Cuba ha sido tradicionalmente una economía dirigida, pero ha realizado importantes reformas económicas para mejorar la condición de la nación. Muchas empresas han sido privatizadas y ya no operan bajo la autoridad del gobierno, lo cual es una característica de una economía de mercado.

Por el contrario, Estados Unidos, que es una economía de mercado, cambió a una economía planificada para movilizarse durante la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos también tiene elementos de economía dirigida, como los servicios médicos que se brindan a las personas mayores.

Tradicionalmente, el tipo de economía también ha determinado el panorama político y social de una nación. Las economías de mando se han asociado con regímenes autoritarios que limitan las libertades personales, como afirmó Milton Friedman. Las economías de mercado tienden a ser democracias que permiten una libertad personal casi total.

Deja un comentario