Diferencias entre política monetaria y política fiscal

Política monetaria versus política fiscal: una descripción general

La política monetaria y la política fiscal se refieren a las dos herramientas más reconocidas que se utilizan para influir en la actividad económica de una nación. La política monetaria se ocupa principalmente de la gestión de las tasas de interés y la oferta total de dinero en circulación y generalmente la llevan a cabo los bancos centrales, como la Reserva Federal de EE. UU.La política fiscal es un término colectivo para las acciones de impuestos y gastos de los gobiernos. En los Estados Unidos, la política fiscal nacional está determinada por los poderes ejecutivo y legislativo del gobierno.

Conclusiones clave

  • Tanto la política monetaria como la fiscal son herramientas macroeconómicas que se utilizan para administrar o estimular la economía.
  • La política monetaria se ocupa de las tasas de interés y la oferta de dinero en circulación, y generalmente es administrada por un banco central.
  • La política fiscal se ocupa de los impuestos y el gasto público, y generalmente está determinada por la legislación gubernamental.
  • La política monetaria y la política fiscal juntas tienen una gran influencia sobre la economía de una nación, sus negocios y sus consumidores.

La política monetaria

Los bancos centrales generalmente han utilizado la política monetaria para estimular una economía o para controlar su crecimiento. Al incentivar a las personas y las empresas a pedir prestado y gastar, la política monetaria tiene como objetivo estimular la actividad económica. Por el contrario, al restringir el gasto e incentivar el ahorro, la política monetaria puede actuar como un freno a la inflación y otros problemas asociados con una economía sobrecalentada.

La Reserva Federal, también conocida como «Fed», con frecuencia ha utilizado tres herramientas de política diferentes para influir en la economía: operaciones de mercado abierto, cambio de los requisitos de reserva para los bancos y establecimiento de la tasa de descuento. Las operaciones de mercado abierto se llevan a cabo a diario cuando la Fed compra y vende bonos del gobierno de EE. UU. Para inyectar dinero en la economía o sacar dinero de la circulación.Al establecer el coeficiente de reserva, o el porcentaje de depósitos que los bancos deben mantener en reserva, la Fed influye directamente en la cantidad de dinero que se crea cuando los bancos otorgan préstamos. La Fed también puede apuntar a cambios en la tasa de descuento (la tasa de interés que cobra por los préstamos que otorga a las instituciones financieras), que tiene como objetivo impactar las tasas de interés a corto plazo en toda la economía.

La política monetaria es una herramienta más contundente en términos de expandir y contraer la oferta monetaria para influir en la inflación y el crecimiento y tiene menos impacto en la economía real. Por ejemplo, la Fed fue agresiva durante la Gran Depresión. Sus acciones evitaron la deflación y el colapso económico, pero no generaron un crecimiento económico significativo para revertir la producción y los empleos perdidos.

La política monetaria expansiva puede tener efectos limitados sobre el crecimiento al aumentar los precios de los activos y reducir los costos de endeudamiento, lo que hace que las empresas sean más rentables.

La política monetaria busca impulsar la actividad económica, mientras que la política fiscal busca abordar el gasto total, la composición total del gasto o ambos.

La política fiscal

En términos generales, el objetivo de la mayoría de las políticas fiscales gubernamentales es apuntar al nivel total de gasto, la composición total del gasto o ambos en una economía. Los dos medios más utilizados para afectar la política fiscal son los cambios en las políticas de gasto público o en las políticas fiscales del gobierno.

Si un gobierno cree que no hay suficiente actividad comercial en una economía, puede aumentar la cantidad de dinero que gasta, lo que a menudo se denomina gasto de estímulo. Si no hay suficientes ingresos fiscales para pagar los aumentos del gasto, los gobiernos piden prestado dinero emitiendo títulos de deuda como bonos del gobierno y, en el proceso, acumulan deuda. Esto se conoce como gasto deficitario.

Al comparar los dos, la política fiscal generalmente tiene un mayor impacto en los consumidores que la política monetaria, ya que puede conducir a un aumento del empleo y los ingresos.

Al aumentar los impuestos, los gobiernos sacan dinero de la economía y ralentizan la actividad empresarial. Normalmente, la política fiscal se utiliza cuando el gobierno busca estimular la economía. Podría reducir los impuestos u ofrecer devoluciones de impuestos en un esfuerzo por fomentar el crecimiento económico. Influir en los resultados económicos a través de la política fiscal es uno de los principios básicos de la economía keynesiana.

Cuando un gobierno gasta dinero o cambia la política fiscal, debe elegir dónde gastar o qué gravar. Al hacerlo, la política fiscal del gobierno puede apuntar a comunidades, industrias, inversiones o productos básicos específicos para favorecer o desalentar la producción; a veces, sus acciones se basan en consideraciones que no son del todo económicas. Por esta razón, la política fiscal a menudo es objeto de acalorados debates entre economistas y observadores políticos.

Básicamente, se dirige a la demanda agregada. Las empresas también se benefician al ver un aumento de los ingresos. Sin embargo, si la economía está cerca de su capacidad máxima, la política fiscal expansiva corre el riesgo de provocar inflación. Esta inflación corroe los márgenes de ciertas corporaciones en industrias competitivas que pueden no ser capaces de traspasar fácilmente los costos a los clientes; también corroe los fondos de las personas con ingresos fijos.

La línea de fondo

Tanto la política fiscal como la monetaria juegan un papel importante en la gestión de la economía y ambas tienen impactos directos e indirectos en las finanzas personales y familiares. La política fiscal implica decisiones impositivas y de gastos establecidas por el gobierno, y afectará la factura tributaria de las personas o les proporcionará empleo a partir de proyectos gubernamentales. La política monetaria la establece el banco central y puede impulsar el gasto de los consumidores a través de tasas de interés más bajas que hacen que los préstamos sean más baratos, desde tarjetas de crédito hasta hipotecas.

Deja un comentario