Derecho de Primera Negación

¿Qué es un derecho de preferencia?

El derecho de preferencia (ROFR), también conocido como derecho de preferencia, es un derecho contractual para realizar una transacción comercial con una persona o empresa antes de que nadie más pueda hacerlo. Si la parte con este derecho se niega a realizar una transacción, el deudor es libre de considerar otras ofertas. Esta es una cláusula popular entre los arrendatarios de bienes raíces porque les da preferencia a las propiedades que ocupan. Sin embargo, puede limitar lo que el propietario podría recibir de los interesados ​​que compiten por la propiedad.

Cómo funciona un derecho de preferencia

Las cláusulas de derechos de preferencia son similares a los contratos de opciones, ya que el tenedor tiene el derecho, pero no la obligación, de realizar una transacción que generalmente involucra un activo. La persona con este derecho tiene la oportunidad de establecer un contrato o un acuerdo sobre un bien antes que otros.

Los derechos de preferencia por lo general son solicitados por individuos o empresas que desean ver cómo resultará un negocio u oportunidad. El titular de los derechos puede preferir involucrarse en un momento posterior, en lugar de hacer el desembolso y el compromiso de inmediato, y un derecho de preferencia le permite hacerlo.

Las cláusulas de derecho de preferencia se pueden personalizar para crear variaciones del acuerdo estándar. Como tal, las partes pueden incorporar cambios, como especificar la vigencia del derecho o permitir que un tercero designado por el comprador realice la compra. Por lo general, los acuerdos de derecho de suscripción preferente están sujetos al tiempo. Después de que expire el período, el vendedor es libre de perseguir a otros compradores.

Conclusiones clave

  • Un derecho de tanteo es un derecho contractual que otorga a su titular la opción de realizar transacciones con la otra parte contratante antes de que otros puedan hacerlo.
  • El ROFR asegura al titular que no perderá sus derechos sobre un activo si otros expresan interés.
  • El derecho de suscripción preferente puede limitar los beneficios potenciales del titular, ya que no puede negociar ofertas de terceros ante el titular de los derechos.

Ventajas y desventajas de los derechos de preferencia

Para la parte con derecho, un derecho de preferencia es una especie de póliza de seguro, que garantiza que no perderá los derechos sobre un activo que desea o necesita. Por ejemplo, un inquilino comercial puede preferir arrendar una ubicación; sin embargo, puede comprar el local si eso significa que sería desalojado si la propiedad se vendiera a un nuevo dueño. En tal caso, el arrendatario negociaría para incorporar una cláusula de derecho de preferencia en su contrato de arrendamiento. De esta manera, si el arrendamiento se vuelve imposible, tendría la opción de comprar la propiedad antes de que otros tengan la oportunidad.

Por el contrario, el derecho de preferencia es un obstáculo para el dueño de la propiedad, ya que limita la capacidad de negociar con múltiples compradores, quienes en una guerra de ofertas podrían hacer subir el precio. En el ejemplo anterior, el propietario puede tener dificultades para atraer compradores si sabe que el inquilino actual siempre es el primero en la fila para comprar. Sin embargo, si atraer al inquilino adecuado requiere un derecho de preferencia, el dueño de la propiedad aún podría hacerlo.

Consideraciones Especiales

En el mundo de los negocios, los derechos de preferencia se ven comúnmente en situaciones de empresas conjuntas. Los socios de una empresa conjunta generalmente poseen el derecho de suscripción preferente sobre la compra de las participaciones en poder de otros socios que abandonan la empresa. De manera similar, un ROFO otorga a los accionistas que no venden en un acuerdo de accionistas el derecho a comprar acciones de los accionistas que venden antes de que se ofrezcan al público.

Los derechos de preferencia son una característica común en muchas otras áreas, desde bienes raíces hasta deportes y entretenimiento. Por ejemplo, una editorial puede solicitar el derecho de preferencia sobre futuros libros de un nuevo autor.

Deja un comentario