controles de precios

¿Qué son los controles de precios?

El término «controles de precios» se refiere a los precios mínimos o máximos legales establecidos para bienes específicos. Los controles de precios normalmente son ordenados por el gobierno en el mercado libre. Por lo general, se implementan como un medio de intervención económica directa para administrar la asequibilidad de ciertos bienes y servicios, incluidos el alquiler, la gasolina y los alimentos. Aunque puede hacer que ciertos bienes y servicios sean más asequibles, los controles de precios a menudo pueden provocar interrupciones en el mercado, pérdidas para los productores y un cambio notable en la calidad.

Conclusiones clave

  • Los controles de precios son precios mínimos o máximos establecidos por el gobierno para bienes y servicios específicos.
  • Se establecen controles de precios para gestionar la asequibilidad de los bienes y servicios en el mercado.
  • Los mínimos se denominan precios mínimos, mientras que los máximos se denominan precios máximos.
  • Estos controles solo son efectivos a muy corto plazo.
  • A largo plazo, los controles de precios pueden generar problemas como escasez, racionamiento, calidad inferior del producto y mercados ilegales.

Comprender los controles de precios

Como se mencionó anteriormente, los controles de precios son una forma de intervención económica ordenada por el gobierno. Están destinados a hacer que las cosas sean más asequibles para los consumidores y también se usan comúnmente para ayudar a dirigir la economía en una dirección determinada. Por ejemplo, estas restricciones pueden considerarse necesarias para frenar la inflación. Los controles de precios son opuestos a los precios establecidos por las fuerzas del mercado, que son determinados por los productores debido a la oferta y la demanda.

Los controles de precios se imponen comúnmente a los productos básicos de consumo. Se trata de artículos de primera necesidad, como alimentos o productos energéticos. Por ejemplo, se limitaron los precios de cosas como el alquiler y la gasolina en los Estados Unidos. Los controles establecidos por el gobierno pueden imponer mínimos o máximos. Los precios máximos se denominan precios máximos, mientras que los precios mínimos se denominan precios mínimos.

Aunque las razones de los controles de precios pueden ser la asequibilidad y la estabilidad económica, pueden tener el efecto contrario. A largo plazo, se sabe que los controles de precios generan problemas como escasez, racionamiento, deterioro de la calidad del producto y mercados ilegales que surgen para suministrar los bienes con precios controlados a través de canales no oficiales. Los productores pueden experimentar pérdidas, especialmente si los precios se fijan demasiado bajos. Esto a menudo puede conducir a una caída en la calidad de los bienes y servicios disponibles.

Algunos economistas creen que los controles de precios generalmente solo son efectivos a muy corto plazo.

Historia de los controles de precios

Los controles de precios no son un concepto nuevo. De hecho, se remontan a miles de años. Según los historiadores, la producción y distribución de granos fueron reguladas por las autoridades egipcias en el siglo III a. C. Otras civilizaciones implementaron controles de precios, incluidos los babilonios, los antiguos griegos y el imperio romano.

Podemos encontrar instancias de control de precios en tiempos más modernos, incluso durante tiempos de guerra y revolución. En los Estados Unidos, los gobiernos coloniales controlaron los precios de los productos básicos requeridos por el ejército de George Washington, lo que resultó en una grave escasez.

Los gobiernos continúan interviniendo y estableciendo límites sobre cómo los productores pueden fijar el precio de sus productos y servicios. Por ejemplo, los gobiernos municipales a menudo limitan la cantidad de alquiler que un propietario puede cobrar a sus inquilinos y la cantidad en la que pueden aumentar estos alquileres para que la vivienda sea más asequible. El gobierno de EE. UU. también fijó precios máximos en los precios de la energía durante tiempos de crisis, incluidas la Primera y Segunda Guerra Mundial y entre 1971 y 1973.

Tipos de controles de precios

Los controles de precios vienen en dos formas: precios mínimos y precios máximos. Los precios mínimos son los precios mínimos establecidos para bienes y servicios. Pueden ser fijados por el gobierno o, en algunos casos, por los propios productores. Los precios mínimos se imponen para ayudar a los productores cuando las autoridades creen que los precios son demasiado bajos, lo que genera un mercado injusto. Una vez establecidos, los precios no pueden caer por debajo del mínimo.

Los techos o topes de precios son los puntos más altos en los que se pueden vender bienes y servicios. Esto ocurre cuando las autoridades quieren ayudar a los consumidores si sienten que los precios son demasiado altos. Esto es especialmente cierto en el caso del control de alquileres cuando las agencias gubernamentales quieren proteger a los inquilinos de los propietarios de barrios marginales y propietarios demasiado entusiastas. Al igual que los precios mínimos, los precios no pueden superar los techos una vez que se establecen.

Ejemplo de controles de precios

El control de alquileres es una de las formas más comunes de control de precios. Los programas gubernamentales establecen límites sobre la cantidad máxima de alquiler que un propietario puede cobrar a sus inquilinos. Estos límites también se imponen a los aumentos anuales de alquiler. La razón fundamental detrás del control de alquileres es que ayuda a mantener la vivienda asequible, especialmente para las personas más vulnerables, como las personas con ingresos más bajos y los ancianos.

Los gobiernos comúnmente imponen controles sobre los precios de los medicamentos. Esto es especialmente cierto para los medicamentos especializados y que salvan vidas, como la insulina. Las compañías farmacéuticas a menudo se ven presionadas por fijar precios demasiado altos. Su razón de ser suele ser la protección de patentes y cubrir los elevados costes de investigación y desarrollo (I+D) y distribución. Los consumidores y los gobiernos dicen que esto pone ciertos medicamentos fuera del alcance del ciudadano medio.

Los salarios mínimos también se consideran una forma de control de precios. En este caso, es un precio mínimo o el salario más bajo posible que un empleador puede pagar a sus empleados. Los salarios mínimos aseguran que las personas puedan mantener un nivel de vida específico.

Las franquicias deportivas a menudo controlan los precios de las entradas para que la asistencia sea más asequible para todos los aficionados.

Ventajas y desventajas de los controles de precios

Ventajas

Los controles de precios a menudo se imponen cuando los gobiernos sienten que los consumidores no pueden pagar los bienes y servicios. Por ejemplo, se establecen precios máximos para evitar que los productores aumenten los precios. Esto es común en la industria de vivienda/alquiler y en el sector de medicamentos/salud.

Los gobiernos también pueden establecer límites de precios para los bienes y servicios si consideran que los productores no se benefician de cómo se fijan los precios de los bienes y servicios en el mercado libre. Esto permite a las empresas seguir siendo competitivas y garantizar que sean rentables.

Controlar cómo se fijan los precios evita que las empresas desarrollen monopolios. Las empresas tienen ventaja y pueden dictar los precios cuando la demanda es alta (y la oferta es escasa). Como tal, pueden inflar los precios para aumentar sus ganancias. Los gobiernos pueden intervenir y establecer precios máximos para evitar que los proveedores continúen aumentando los precios, permitir que los competidores ingresen al mercado y aplastar los monopolios que explotan a los consumidores.

Desventajas

Los controles de precios pueden implementarse con las mejores intenciones, pero a menudo no funcionan. La mayoría de los intentos de controlar los precios a menudo luchan por superar las fuerzas económicas de la oferta y la demanda durante un período de tiempo significativo. Cuando los precios son establecidos por el comercio en un mercado libre, los precios cambian para mantener el equilibrio entre la oferta y la demanda. Los controles de precios impuestos por el gobierno pueden conducir a la creación de un exceso de demanda en el caso de precios máximos, o un exceso de oferta en el caso de precios mínimos.

Los críticos dicen que, como resultado, los controles de precios a menudo conducen a un desequilibrio entre la oferta y la demanda. Esto, a su vez, puede provocar escasez y mercados clandestinos. Cuando los precios son lo suficientemente bajos para cosas como la vivienda, es posible que no haya suficiente oferta, lo que aumenta la demanda. Por ejemplo, los propietarios pueden dejar que la condición de sus propiedades se deteriore porque no ganan lo suficiente para mantenerlas.

Los controles de precios pueden provocar pérdidas y una caída significativa de la calidad. Cuando los precios son demasiado bajos, existe una buena posibilidad de que los ingresos del productor caigan. Es posible que tengan que encontrar una manera de reducir los costos. Algunos pueden optar por reducir la producción o pueden terminar sacando al mercado productos de calidad inferior. Como resultado, la I+D cae, mientras que los productos más nuevos e innovadores dejan de aparecer en el mercado.

Contras

  • Puede conducir a la escasez y los mercados ilegales

  • Puede crear exceso de demanda o exceso de oferta

  • A menudo resultan en pérdidas para los productores y una caída en la calidad de los productos y servicios.

¿Qué se entiende por control de precios?

El control de precios es una política económica impuesta por los gobiernos que establecen mínimos (pisos) y máximos (techos) para los precios de los bienes y servicios con el fin de hacerlos más asequibles para los consumidores.

¿Cuáles son ejemplos de controles de precios?

Algunos de los ejemplos más comunes de controles de precios incluyen el control de alquileres (donde los gobiernos imponen una cantidad máxima de alquiler que el dueño de una propiedad puede cobrar y el límite de cuánto se puede aumentar el alquiler cada año), los precios de los medicamentos (para hacer que los medicamentos y la salud cuidados más asequibles) y salarios mínimos (el salario más bajo posible que una empresa puede pagar a sus empleados).

¿Qué son los controles de precios en economía?

Los controles de precios en la economía son restricciones impuestas por los gobiernos para garantizar que los bienes y servicios sigan siendo asequibles. También se utilizan para crear un mercado justo al que todos puedan acceder. El objetivo de los controles de precios es ayudar a frenar la inflación y crear equilibrio en el mercado.

¿Los controles de precios son buenos o malos?

Los controles de precios pueden ser tanto buenos como malos. Ayudan a que ciertos bienes y servicios, como alimentos y vivienda, sean más asequibles y estén al alcance de los consumidores. También pueden ayudar a las corporaciones al eliminar los monopolios y abrir el mercado a una mayor competencia. Pero también puede tener un efecto negativo, ya que puede provocar escasez o sobreabundancia de suministros, mercados clandestinos y una disminución de la calidad de los bienes y servicios disponibles en el mercado.

La línea de fondo

A diferencia del mercado libre, donde los precios son dictados por la oferta y la demanda, los controles de precios establecen precios mínimos y máximos para bienes y servicios. Los gobiernos y los partidarios de los controles de precios dicen que estas políticas son necesarias para que las cosas sean más accesibles tanto para los consumidores como para los proveedores. Al promulgar políticas de control de precios, los consumidores pueden pagar bienes y servicios esenciales y los productores pueden seguir siendo rentables. Pero los críticos dicen que a menudo tiene el efecto contrario, lo que lleva a un desequilibrio en el mercado entre la oferta y la demanda, y a los mercados ilegales.

Deja un comentario