Consejos para asesores que se jubilan y venden su práctica

Si es un asesor financiero o planificador financiero que tiene la intención de jubilarse en la próxima década, no está solo. Según la Junta de planificadores financieros certificados, alrededor del 47 % de sus miembros tienen más de 50 años, lo que significa que muchos de estos asesores probablemente esperan jubilarse en las próximas dos décadas.

¿Entonces que significa esto para usted? Significa que probablemente enfrentará cierta competencia cuando busque vender su negocio. No es demasiado pronto para empezar a pensar en la sucesión de su negocio.

Dadas sus responsabilidades con sus clientes y la naturaleza del negocio de planificación financiera, será un poco más complicado que vender un pequeño negocio como una pizzería. Pueden pasar años antes de que se produzca una venta bien planificada.

Conclusiones clave

  • Puede planificar una transición gradual o un descanso limpio.
  • Si tiene un sucesor obvio dentro del negocio, comience el proceso de capacitación ahora.
  • Si espera venderle a un extraño, es hora de establecer contactos.

Crea tu plan de jubilación

Sus obligaciones para con sus clientes incluyen elegir un sucesor competente. Si sus clientes no confían en el planificador que lo reemplazará, probablemente se irán. Incluso pueden irse antes de que usted venda si sienten que no se está preparando adecuadamente para su propia jubilación.

Eso puede disminuir el valor de su práctica. Los clientes no quieren que los pillen desprevenidos cuando se trata de la gestión de sus finanzas.

Para evitar que esto suceda, obtenga una ventaja inicial en la planificación de la transición.

Primera pregunta

Antes de comenzar a buscar un comprador, debe decidir exactamente qué quiere hacer cuando se jubile. Saber la respuesta a estas cosas lo ayudará a decidir qué tipo de venta organizar para su práctica.

Claramente, si sueña con mudarse a Maui, necesita un descanso limpio. De lo contrario, podría considerar una transición gradual o un cambio a horas de tiempo parcial. Podría optar por un pago global por la práctica o hacer arreglos para pagos a lo largo del tiempo.

2 formas de vender su práctica

Hay dos tipos principales de ventas, internas y externas. Una venta interna significa seleccionar un miembro de la familia o un empleado que esté listo y dispuesto a asumir el negocio. Una venta externa consiste en vender su negocio a otra empresa o a una persona que no tiene ninguna conexión personal o profesional con usted.

Entregarse a un socio menor

Con una venta interna, es posible que deba comenzar a planificar incluso antes. Lo más probable es que el nuevo propietario sea un socio menor, pero aún necesitará algo de capacitación para administrar todos los aspectos del negocio.

También debe asegurarse de que la empresa tenga los procesos adecuados para funcionar sin usted. Muchos dueños de negocios guardan demasiadas cosas en sus cabezas. Ponga sus procesos de negocio en papel.

También debe asegurarse de que todos sus clientes se sientan cómodos con el futuro propietario.

Una venta interna generalmente es financiada por el propietario que se jubila como un préstamo y se implementa durante un período prolongado de tiempo. Incluso puede estructurar el acuerdo como una forma de pensión, recibiendo pagos después de jubilarse.

Por lo general, el precio se basa en un múltiplo de las ganancias comerciales, y el propietario sucesor conserva toda la infraestructura existente.

Vender a un extraño

Si vende a un comprador externo, hay varias formas de manejar la transacción y su tiempo. Muchos asesores eligen una transición gradual, permaneciendo por un tiempo para facilitar el proceso para el nuevo propietario y para sus clientes.

Puede vender el negocio, pero comprométase a quedarse para supervisar la transición durante seis a doce meses. También puedes hacer una venta parcial de libros, cediendo solo algunos de tus clientes y manteniendo otros.

La transición gradual generalmente se realiza si usted y el comprador están dentro de la misma red de agentes de bolsa, si está probando una transición para ver cómo funcionaría o si desea continuar trabajando a tiempo parcial.

Otra opción es una fusión con otra empresa. Podrías quedarte y recibir un salario mientras alguien más se hace cargo de la gestión empresarial.

El precio de una venta externa generalmente se basa en una valoración de ingresos de 12 meses. Estas ventas generalmente comienzan con un pago inicial y el saldo se paga durante varios años.

Otras opciones de pago incluyen pagos como una suma global, una nota financiada por el vendedor o incluso un acuerdo de ganancia.

Encontrar el comprador adecuado

Si va a realizar una venta interna, probablemente ya sepa qué empleado está listo y en condiciones de hacerse cargo. Suponiendo que la persona quiera comprar la práctica, está listo para llegar a un acuerdo sobre el precio y otros términos.

Encontrar un comprador externo requiere más investigación. Puede contratar a un corredor de negocios para que administre el proceso por usted, o puede comunicarse con otros planificadores locales que puedan estar interesados. Con el tiempo, puede reunirse con algunos candidatos y elegir el que mejor se adapte a sus clientes, tanto en personalidad como en estilo de inversión.

En el caso de una fusión, también debe considerar si un posible nuevo propietario será compatible con sus empleados y procesos comerciales actuales.

Finalmente, puede negociar un trato, completar la documentación requerida y realizar la venta.

Manejando la Transición

Un componente clave de una transición sin problemas es la comunicación continua con todas las partes interesadas, incluidos sus clientes, su personal y el nuevo propietario.

Ayudará a escribir la estrategia de transición y dejarla abierta para revisión y revisión según sea necesario. Cuando sucede algo que no se alinea con su plan inicial, las personas necesitan saber cuál es su posición y cómo serán atendidos.

Cuanto más se comunique, menor será el riesgo de que los clientes o el personal se sientan descontentos y se vayan.

¿Cuánto tiempo me llevará vender mi negocio de asesor personal?

La venta de una pequeña empresa de cualquier tipo suele tardar entre seis meses y dos años, según SCORE, una asociación de empresarios.

Gran parte de ese tiempo se dedicará a la búsqueda de un comprador adecuado para su negocio de asesoramiento personal. Como cualquier propietario de una pequeña empresa, probablemente haya creado una sólida red social de profesionales con ideas afines a lo largo de los años. El comprador correcto bien puede estar en su red. Empieza a correr la voz.

Alternativamente, puede tener en mente a un miembro de la familia u otro colega actual. Si es así, el tiempo estará bien invertido en preparar a esta persona para que tome el relevo.

¿Debo comprar un negocio de asesor personal o iniciar uno?

Comprar un negocio de asesor personal puede tener ventajas sobre comenzar uno desde cero si se hace bien. Tendrá una lista activa de clientes, una oficina en funcionamiento y una reputación comercial conocida.

Pero hay que elegir con cuidado. Asegúrese de que la empresa y sus clientes sean adecuados para usted. El asesor personal que está reemplazando debe tener un estilo de inversión similar al suyo. Una base de clientes de baby boomers podría mirar con recelo a un caprichoso que se haga cargo de sus finanzas, y viceversa.

¿Cómo pongo precio a mi negocio de asesor personal para la venta?

Hay muchas maneras de fijar el precio de un negocio, y todas están abiertas a negociar antes de que se liquiden.

Algunos métodos incluyen:

  • Múltiplos de ingresos: el precio se basa en un múltiplo de ingresos promedio durante un período típico de 12 meses.
  • Múltiplos de flujo de efectivo: esto es similar a los múltiplos de ingresos pero representa los gastos.
  • Flujo de efectivo descontado: este método permite que tanto el comprador como el vendedor tengan en cuenta los riesgos y el potencial de crecimiento a largo plazo.

La línea de fondo

Es irresponsable llevar a cabo una práctica de planificación financiera sin un plan sobre cómo continuará después de jubilarse. Primero, siéntese y decida lo que quiere de la jubilación, luego busque un plan de sucesión que haga realidad la jubilación de sus sueños.

Asegúrese de que su plan incluya garantizar un servicio y asesoramiento de calidad para sus clientes después de su partida.

Deja un comentario