Código Uniforme de Crédito al Consumidor (UCCC)

¿Qué es el Código Uniforme de Crédito al Consumidor (UCCC)?

El Código Uniforme de Crédito al Consumidor (UCCC) es un código de conducta que rige las transacciones de crédito al consumidor. Proporciona pautas para las leyes relacionadas con la compra y el uso de todo tipo de productos crediticios, desde hipotecas hasta tarjetas de crédito. Su objetivo es proteger a los consumidores que usan crédito del fraude y la información errónea.

Conclusiones clave

  • El Código Uniforme de Crédito al Consumidor (UCCC) es un código de conducta para prevenir el fraude y la desinformación en las transacciones de crédito.
  • Nueve estados han adoptado el código, mientras que otros han incorporado sus disposiciones.
  • El código proporciona pautas para el crédito, incluidas limitaciones en las tasas de interés, protección contra la usura y el establecimiento de contratos justos.

Comprensión del Código Uniforme de Crédito al Consumidor (UCCC)

El Código Uniforme de Crédito al Consumidor fue aprobado por la Conferencia Nacional de Comisionados sobre Leyes Estatales Uniformes en 1968. Posteriormente fue revisado en 1974 para mantenerse al día con los cambios legislativos y financieros en el sistema. El código no es en sí mismo una ley federal o estatal, pero los estados pueden usarlo para redactar leyes consistentes sobre crédito al consumidor.

Aunque no se utiliza a nivel nacional, el código ha sido adoptado por nueve estados (Colorado, Idaho, Indiana, Iowa, Kansas, Maine, Oklahoma, Utah y Wyoming) y otros estados han incorporado al menos algunas de sus disposiciones en sus leyes. Carolina del Sur y Wisconsin tienen códigos que son muy similares al UCCC.

El Código Uniforme de Crédito al Consumidor no es una ley estatal o federal.

Una de las pautas más importantes de la UCCC es la limitación de las tasas de interés que cobran los prestamistas. Sin embargo, los límites máximos reales de las tasas varían según el tipo de crédito emitido. El código también fomenta tasas de interés más bajas al limitar las barreras de entrada en el campo del crédito al consumo. Los códigos hacen esto basándose en la teoría de que una mayor competencia resultará en tarifas de consumo más bajas.

Más allá de la protección contra la usura (el préstamo ilegal de dinero y el cobro de tarifas excesivamente altas), muchas de las pautas se refieren al establecimiento de contratos justos emitidos a los consumidores por los prestamistas. Por ejemplo, el código prohíbe el uso de cláusulas de renuncia a la defensa en los préstamos. La cláusula de renuncia a la defensa establece que un prestatario renuncia al derecho a cualquier defensa legal en caso de conflicto con el prestamista. Dichas disposiciones permiten que un prestamista reciba un juicio sumario contra un prestatario sin oportunidad de protección ni en un tribunal ni en un arbitraje.

El código también limita las llamadas transacciones desmesuradas. Estos acuerdos suelen estar sujetos a interpretación, pero se refieren a negociaciones que son tan abrumadoramente unilaterales que se consideran inaplicables. Estas prácticas unilaterales pueden incluir renuncias de garantía o la tergiversación flagrante de los productos.

Consideraciones Especiales

Las tarjetas de crédito eran un tipo de crédito al consumo relativamente nuevo cuando se escribió la primera versión del código. Pero con el aumento en el uso de tarjetas de crédito, las pautas de UCCC han demostrado ser cruciales para proteger a los consumidores. Una directiva principal dice que el banco que emite una tarjeta de crédito también está sujeto a los reclamos del titular de la tarjeta contra un comerciante.

A medida que se diseñan nuevas tecnologías y sistemas y cambia el panorama para las finanzas, ciertos servicios siguen estando exentos de UCCC. Por ejemplo, los acuerdos de participación en los ingresos (ISA) que son piloteados por universidades en Indiana no están sujetos a la UCCC. Según dichos acuerdos, una institución educativa asume una parte de los gastos del estudiante a cambio de una parte de sus ingresos futuros.

La ley federal ha reemplazado algunas de las pautas del código. Un ejemplo son las restricciones a las prácticas de cobranza agresivas, que ahora se rigen por la Ley de Prácticas Justas de Cobranza de Deudas (FDCPA). Otra es la directriz original sobre la divulgación de los términos del préstamo. La Ley de Veracidad en los Préstamos (TILA) ahora contiene esas reglas.

Historia del Código Uniforme de Crédito al Consumidor (UCCC)

Como se mencionó anteriormente, la UCCC se estableció en 1968 como una forma de proteger a los consumidores de transacciones crediticias depredadoras y cuestionables. En 1974 se hicieron enmiendas para actualizar el código a medida que cambiaban la industria financiera y el panorama legal.

El código fue desarrollado por la Conferencia Nacional de Comisionados sobre Leyes Estatales Uniformes, también conocida como Comisión de Leyes Uniformes. La comisión fue creada en 1892 para proporcionar a los estados una legislación clara y estabilidad en la ley estatutaria. Un total de 350 comisionados, todos los cuales son abogados, son nombrados por los estados, el Distrito de Columbia, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos.

La comisión es responsable de más de 300 actos uniformes diferentes, incluido el UCCC y el Código Comercial Uniforme (UCC). La UCC es un conjunto de leyes y regulaciones destinadas a ayudar a estandarizar las transacciones comerciales entre entidades en diferentes estados. El código se estableció en 1952 en respuesta a los problemas que enfrentaban las empresas al hacer negocios a través de las fronteras estatales. Ahora adoptado universalmente por todos los estados, el UCC proporciona pautas y estándares legales que rigen transacciones como la banca y los préstamos.

Otras leyes desarrolladas por la comisión cubren una variedad de temas que incluyen derecho familiar y doméstico, bienes raíces, sucesiones, derecho comercial, resolución de disputas, fideicomisos y derecho patrimonial.