ciclos de mercado

¿Qué son los ciclos de mercado?

Los ciclos del mercado, también conocidos como ciclos del mercado de valores, es un término amplio que se refiere a las tendencias o patrones que surgen durante los diferentes mercados o entornos comerciales. Durante un ciclo, algunos valores o clases de activos superan a otros porque sus modelos comerciales se alinean con las condiciones de crecimiento. Los ciclos de mercado son el período entre los dos últimos máximos o mínimos de un índice de referencia común, como el S&P 500, que destaca el rendimiento de un fondo a través de un mercado alcista y bajista.

Conclusiones clave

  • Un ciclo se refiere a tendencias o patrones que surgen durante diferentes entornos comerciales.
  • El marco de tiempo de un ciclo a menudo difiere para cada persona en función de las tendencias que están buscando.
  • Un ciclo de mercado a menudo tiene cuatro fases distintas.
  • Puede ser casi imposible identificar en qué fase del ciclo estamos actualmente.
  • En diferentes etapas de un ciclo de mercado completo, diferentes valores responderán a las fuerzas del mercado de manera diferente.

Cómo funcionan los ciclos de mercado

Los ciclos de nuevos mercados se forman cuando las tendencias dentro de un sector o industria en particular se desarrollan en respuesta a una innovación significativa, nuevos productos o un entorno regulatorio. Estos ciclos o tendencias a menudo se denominan seculares. Durante estos períodos, los ingresos y las ganancias netas pueden mostrar patrones de crecimiento similares entre muchas empresas dentro de una industria determinada, que es de naturaleza cíclica.

Los ciclos del mercado suelen ser difíciles de precisar hasta después de los hechos y rara vez tienen un punto de inicio o finalización específico y claramente identificable que a menudo conduce a confusión o controversia en torno a la evaluación de políticas y estrategias. Sin embargo, la mayoría de los veteranos del mercado creen que existen, y muchos inversores persiguen estrategias de inversión que tienen como objetivo sacar provecho de ellas negociando valores antes de los cambios direccionales del ciclo.

Hay anomalías en el mercado de valores que no se pueden explicar pero que ocurren año tras año.

Consideraciones Especiales

Un ciclo de mercado puede variar desde unos pocos minutos hasta muchos años, dependiendo del mercado en cuestión, ya que hay muchos mercados a los que mirar y el horizonte de tiempo que se está analizando. Diferentes carreras analizarán diferentes aspectos de la gama. Un comerciante diario puede mirar barras de cinco minutos, mientras que un inversionista de bienes raíces observará un ciclo que va hasta 20 años.

Tipos de ciclos de mercado

Generalmente se considera que los ciclos del mercado exhiben cuatro fases distintivas. En diferentes etapas de un ciclo de mercado completo, diferentes valores responderán a las fuerzas del mercado de manera diferente. Por ejemplo, durante un repunte del mercado, los artículos de lujo tienden a obtener mejores resultados, ya que las personas se sienten cómodas comprando botes a motor y motocicletas Harley Davidson. Por el contrario, durante una recesión del mercado, la industria de bienes de consumo duradero tiende a tener un rendimiento superior, ya que las personas generalmente no reducen su consumo de pasta de dientes y papel higiénico durante un retroceso del mercado.

Las cuatro etapas de un ciclo de mercado incluyen las fases de acumulación, tendencia alcista o margen, distribución y tendencia bajista o rebaja.

  1. Fase de acumulación: la acumulación se produce después de que el mercado ha tocado fondo y los innovadores y los primeros usuarios comienzan a comprar, pensando que lo peor ha pasado.
  2. Fase de margen: esto ocurre cuando el mercado se ha mantenido estable durante un tiempo y sube de precio.
  3. Fase de distribución: los vendedores comienzan a dominar a medida que las acciones alcanzan su punto máximo.
  4. Tendencia bajista: La tendencia bajista ocurre cuando el precio de las acciones está cayendo.

Los ciclos del mercado tienen en cuenta tanto los indicadores fundamentales como los técnicos (gráficos), utilizando los precios de los valores y otras métricas como un indicador del comportamiento cíclico.

Algunos ejemplos incluyen el ciclo económico, los ciclos de semiconductores / sistemas operativos dentro de la tecnología y el movimiento de acciones financieras sensibles a las tasas de interés.