bancarrota del capítulo 10

¿Qué es el Capítulo 10?

El Capítulo 10 era un tipo de declaración de quiebra corporativa que finalmente se retiró debido a su complejidad. El Capítulo 10, originalmente conocido como “Capítulo X”, enumeró los procesos y procedimientos para las quiebras que involucran a corporaciones. Se utilizó para determinar si una empresa merecía reorganización y restauración a la viabilidad a largo plazo o debería cerrarse y liquidarse.

El Capítulo 10 se introdujo como parte de la Ley de Bancarrotas de 1898 como un plan para reorganizar las empresas con problemas financieros y luego se incorporó a la Ley Chandler de 1938. Fue eliminado por la Ley de Reforma de las Bancarrotas en 1978. Sus ideas más útiles se incorporaron al Capítulo XI, que más tarde se convirtió en el moderno Capítulo 11.

Conclusiones clave

  • El Capítulo 10 fue un tipo de declaración de quiebra corporativa que finalmente se retiró en 1978 debido a su complejidad.
  • Sus partes clave fueron revisadas e incorporadas al Capítulo 11.
  • El Capítulo 10 se utilizó para determinar si una empresa en dificultades económicas merecía reorganización y restauración o si debía cerrarse y liquidarse.
  • Esta presentación requería que los tribunales de quiebras actuaran siempre en el mejor interés de los accionistas, una tarea difícil, y fue criticada por otorgar amplios poderes a los fideicomisarios designados por el tribunal.

Entendiendo el Capítulo 10

La bancarrota ofrece a una persona o empresa que lucha por pagar las deudas pendientes una oportunidad para empezar de nuevo. Los acreedores tienen prohibido cobrar el dinero que se les adeuda, gracias a una suspensión automática impuesta por el tribunal de quiebras. La empresa en dificultades, el deudor, tiene la opción de entrar en liquidación, el proceso de poner fin a un negocio y distribuir sus activos a los reclamantes, o elaborar un plan de pago satisfactorio y continuar operando.

En los Estados Unidos hay varias categorías diferentes de quiebras. El capítulo 10 fue uno de los caminos disponibles y ofreció un marco para que las empresas con dificultades financieras reestructuraran su deuda. Esta versión de la quiebra le dio al deudor la oportunidad de comenzar de nuevo, siempre que cumpliera con sus obligaciones en virtud del plan de reorganización.

Un elemento importante del Capítulo 10 era que requería que los tribunales de quiebras actuaran siempre en el mejor interés de los accionistas. Dicha directiva sirvió para hacer que el proceso de determinar si la liquidación o la reorganización era la mejor opción —y luego promulgar cualquiera de los planes— tanto costoso como complejo.

El Capítulo 10, de manera controvertida, despojó a la administración de la empresa de tener voz y voto sobre si las empresas que dirigían debían restablecerse a la viabilidad o liquidarse.

El Capítulo 10 otorgó poderes y responsabilidades tan amplios a los fideicomisarios designados por el tribunal que la administración de la empresa fue esencialmente desplazada. Como la dirección no estaba involucrada en el proceso de decidir si reorganizar o liquidar, los fideicomisarios u otras partes interesadas designadas por el tribunal tenían que jurar que no tenían ningún interés personal en el resultado como condición de su servicio. Este concepto se conocía como «desinterés».

Capítulo 10 vs.Capítulo 11

El Capítulo 10 se consideró tan complejo, lento y potencialmente costoso que actuó como un disuasivo para declararse en bancarrota para las corporaciones. Sus reglas eran tan amplias y especialmente detalladas que las corporaciones a menudo optaban por el Capítulo 11.

El Capítulo 11, que originalmente estaba destinado a pequeñas empresas e individuos de propiedad privada, se convirtió en una opción viable de bancarrota para las corporaciones luego de una serie de batallas judiciales.

En una bancarrota del Capítulo 10, la administración se desplaza y un administrador o fideicomisario designado por el tribunal supervisa el proceso de reorganización o reestructuración. Por lo general, este no es el caso en una presentación del Capítulo 11. El Capítulo 11 ofrece la ventaja de no eliminar la administración de una empresa, lo que significa que puede tener un papel más importante en la ejecución de una reorganización.

El Capítulo 11 también permite que la administración tenga más voz en cómo se reembolsa a los acreedores y cómo se liquidan los activos. Debido a que es relativamente más simple, una declaración de bancarrota del Capítulo 11 se convirtió en la opción preferida sobre un Capítulo 10 para los deudores y sus abogados, así como para los acreedores, incluso si los accionistas ya no tienen la máxima protección.