arrendamiento neto único

¿Qué es un arrendamiento neto único?

Un arrendamiento neto único es un contrato de arrendamiento de bienes raíces comerciales en el que el arrendatario acepta pagar impuestos sobre la propiedad además del alquiler. Un arrendamiento neto único es una forma de arrendamiento de traspaso en el que los impuestos asociados con la propiedad pasan a ser responsabilidad del arrendatario en lugar del arrendador.

Bajo un arrendamiento neto único, el arrendador sigue siendo responsable de los demás gastos operativos relacionados con el funcionamiento de la propiedad. Los arrendamientos netos únicos son una forma menos común de arrendamiento comercial.

Conclusiones clave

  • Un arrendamiento neto único es un contrato de arrendamiento de bienes raíces comerciales en el que el arrendatario acepta pagar impuestos sobre la propiedad además del alquiler.
  • Un arrendamiento neto único es una forma de arrendamiento de traspaso en el que los impuestos asociados con la propiedad pasan a ser responsabilidad del arrendatario en lugar del arrendador.
  • Bajo un arrendamiento neto único, el arrendador sigue siendo responsable de los demás gastos operativos relacionados con el funcionamiento de la propiedad.
  • Los arrendamientos netos únicos son una forma menos común de arrendamiento comercial.
  • La mayoría de los contratos de alquiler de propiedades no comerciales son arrendamientos brutos, según los cuales el inquilino es responsable de los servicios públicos personales y nada más.

Comprender los arrendamientos netos únicos

Un arrendamiento neto único es un tipo de arrendamiento neto en el que el arrendatario asume parte o la totalidad del costo operativo de un edificio.

Un arrendamiento neto único a veces se confunde con el concepto de arrendamiento neto. El arrendamiento neto se refiere a todos los tipos de arrendamientos netos: arrendamientos netos simples, arrendamientos netos dobles y arrendamientos netos triples, mientras que los arrendamientos netos simples son específicamente el arrendamiento neto en el que el arrendatario asume solo un gasto operativo, más comúnmente los impuestos a la propiedad.

Arrendamientos netos únicos frente a otros tipos de arrendamiento

Los arrendamientos netos son la otra cara de la moneda de los arrendamientos brutos. En un arrendamiento bruto, el arrendatario paga una cantidad acordada de alquiler y el arrendador es responsable de todo lo relacionado con la propiedad. La mayoría de los contratos de alquiler de propiedades no comerciales son arrendamientos brutos o un arrendamiento bruto modificado donde el inquilino es responsable de los servicios públicos personales y nada más.

En cuanto a otros arrendamientos netos, los arrendamientos netos dobles y los arrendamientos netos triples hacen que el arrendatario pague dos y tres de las principales categorías de gastos operativos, respectivamente. Las principales categorías de gastos operativos son impuestos, seguros y mantenimiento.

Consideraciones Especiales

Desde la perspectiva del arrendador, un contrato de arrendamiento neto único tiene diferentes pros y contras. Desde el punto de vista de una inversión pasiva, un inversionista inmobiliario preferiría un arrendamiento neto triple, ya que no hay dolores de cabeza por tratar la propiedad como un arrendador tradicional. La empresa arrendataria puede no estar interesada en hacerse cargo de todos los costos de construcción, por lo que los arrendamientos netos dobles y sencillos pueden ser un compromiso entre las dos partes.

Además de cambiar la carga del costo en un arrendamiento neto único, el arrendador también cambia cualquier negociación o cabildeo con las autoridades locales sobre las tasas de impuestos a la propiedad comercial.

En teoría, un propietario ausente con propiedades en diferentes regiones del país podría subcontratar el mantenimiento, obtener economías de escala asegurando toda la cartera y dejar que los inquilinos resuelvan los problemas de impuestos locales. Si bien un arrendamiento neto único es más trabajo que un arrendamiento neto triple, sigue siendo superior a un arrendamiento bruto en términos de la carga que impone al propietario.

Deja un comentario